Con motores de última generación y mucha dotación estándar, el Scenic 2019 presume de una relación valor-precio más apetecible.

En este mes de marzo la gama del Renault Scénic ha sido ligeramente modificada, con una oferta que centra la atención en las opciones más demandadas por los usuarios. Resulta interesante la gama de motores completamente renovada hace apenas unos meses.

En gasolina la gama del Renault Scénic (y Grand Scénic) se puede solicitar con el bloque 1.3 TCe GPF en variantes con 115, 140 y 160 CV. En todos los casos la caja de cambios es manual con seis velocidades, dejando en opción para los dos más potente la transmisión de doble embrague EDC.

Aquellos usuarios que deseen una opción diésel tendrán que elegir el también nuevo 1.7 Blue dCi en versiones con 120 ó 150 CV. Ambos van con la caja manual de seis velocidades aunque el más potente también se puede pedir con la transmisión de doble embrague EDC.

Los niveles de acabado se han reducido a dos, Life y Zen. El primero solo se puede pedir con el bloque de gasolina de 115 CV e incluye de serie aire acondicionado, control de crucero, sistema de sonido, bluetooth, USB, ordenador de viaje, faros antiniebla, etc. El Zen añade climatizador, faros LED, sensores de parking, navegador, llantas de aleación, etc.