La factoría de Renault en Villamuriel de Cerrato (Palencia) ha fabricado este lunes la unidad 500.000 de la versión Mégane IV, la última generación del modelo Mégane, cuya producción comenzó en el año 2015 y se exporta a 40 países.

El numero 500.000 ha sido un Mégane Berlina de color Rojo Deseo, equipado con un motor gasolina Energy TCe 160, producido en la factoría de Motores de Valladolid y una caja de velocidades manual TL6 fabricada en la factoría de Sevilla, lo que le convierte en «un auténtico Made in Spain».

«El éxito comercial de este modelo ha permitido alcanzar las 500.000 unidades producidas en tan sólo tres años», según ha asegurado la compañía en un comunicado.

El vehículo, que se exporta a 40 países de todo el mundo, cuenta con las últimas tecnologías en materia de seguridad como el Easy Park Assist, alerta de ángulo muerto, el sistema de reconocimiento de señales de tráfico o el sistema de cuatro ruedas directrices 4Control, entre otros ADAS y ha tenido como destino un cliente alemán.

«Alcanzar cifras como esta nos impulsa a seguir dando lo mejor de nosotros cada día para continuar alcanzando los mejores niveles de competitividad y calidad y situar así a la Fábrica de Palencia en el top de las plantas de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi», ha afirmado el director de la factoría, José Martín Vega, que ha celebrado la salida de la unidad 500.000 junto a un grupo de empleados.

Desde que Renault comenzó la fabricación de la gama Mégane en 1995, la planta de Villamuriel de Cerrato, en la provincia de Palencia, ha producido 4.768.103 unidades. De ellas, 500.000 unidades corresponden a Mégane IV, última generación de este modelo cuyas principales características son el diseño dinámico, sus tecnologías y su oferta de conectividad con R-LINK 2 son unas de sus principales características. De esos 500.000 vehículos, 321.989 fueron Mégane Berlina, 5.102 Mégane RS y 172.909 Mégane Sport Tourer.